Salud

QUE APRENDIMOS EN ESTA CUARENTENA?

q1

LLEVAR UNA SANA ALIMENTACION

Uno de los primeros consejos que recibimos para protegernos ante el coronavirus fue mantener una buena alimentación para fortalecer el sistema inmunológico. Esto nos obligó a prestar mayor atención a la calidad de la comida que ingerimos y a los nutrientes que brindamos a nuestro cuerpo. Quizás sin notarlo tu consumo de frutas y verduras aumentó, o tal vez eres de los que conscientemente hizo un esfuerzo por mejorar su dieta. De cualquier manera, llevar una sana alimentación es una práctica que debería quedarse en tu vida no sólo para protegerte de las enfermedades, sino para realmente mejorar tu salud y calidad de vida.


q2

PRACTICAR LA PACIENCIA Y LA MEDITACION

Desde bodas, bautizos, fiestas de cumpleaños, viajes y demás eventos, el Covid-19 nos obligó a cambiar nuestros planes casi de un momento a otro. En un principio pensamos que sería cuestión de semanas para retomar lo que dejamos pendiente, pero muy pronto nos dimos cuenta de que no sería así. En medio de la incertidumbre, la ansiedad y el estrés se hicieron comunes entre la población, por eso la paciencia se convirtió en una de las virtudes más valiosas durante este tiempo. Una de las maneras más efectivas para practicar la paciencia es a través de la meditación, que nos obliga a estar en contacto con nosotros mismos y a dejar ir lo que no podemos controlar, regalándonos así un momento de paz mental. 


 q3HACER EJERCICIOS

Los casos de insomnio aumentaron durante la cuarentena y una de las recomendaciones de los expertos fue hacer ejercicio durante el día para cansar el cuerpo y la mente de manera natural. Ya sea HIIT, yoga o crosstraining, lo importante es encontrar un entrenamiento que te guste y se adapte a tu estilo de vida para que lo sigas practicando constantemente. Una hora de ejercicio al día es suficiente para activar el organismo y regular tus niveles de energía. 


q4

APRECIAR LAS PEQUEÑAS COSAS

Durante la pandemia tuvimos que renunciar a los abrazos, la convivencia con los abuelos, las reuniones con amigos, las salidas al parque, etc. y nos dimos cuenta de lo importantes que son estas sencillas actividades. Aprendimos que las pequeñas cosas, como el contacto con la naturaleza y con los demás, son las que nos brindan mayor felicidad. 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba